Polonia manda a Doncic a casa y dinamita definitivamente el Eurobasket

polonia-manda-a-doncic-a-casa-y-dinamita-definitivamente-el-eurobasket
El Eurobasket, que ya era un locura, terminó de ponerse patas arriba. Después de caer la Serbia de Nikola Jokic y la Grecia de Giannis Antetokounmpo fue la Eslovenia de Luka Doncic la que enfiló la puerta de salida después de un partido de frenopático.
 

Llegaron a ganar los polacos por 23 (31-54) en una primera parte primorosa por su parte y de espanto de su rival. Remontaron los eslovenos con un parcial de 26-6 (65-64) entre el final del segundo cuarto y el inicio del último. Pero acabaron claudicando con un Doncic completamente cojo por un esguince de tobillo, eliminado por faltas expiando una absurda técnica por protestar y sometido por la dirección de Slaughter y la colosal actuación de Ponitka, autor del tercer triple-doble en la historia del Eurobasket: 26 puntos, 16 rebotes y 10 asistencias.

Ficha técnica

  • Eslovenia, 87: Blazic (13), Cancar (21), Doncic (14), Dragic (17) y Tobey (8); Dimec, Z. Dragic, Muric (5) ; Nikolic, Prepelic (9), Rupnik y Samar.
  • Polonia, 90: Balcerowski (11), Cel (4), Ponitka (26), Slaughter (16) y Sokolowski (16); Dziewa (3), Garbacz, Kolenda, Michalak, Olejniczak, Schenk y Zyskowski (14),
  • Parciales 26-29, 13-29, 24-6 y 24-26.

La vigente campeona se despidió del torneo de mala e insospechada manera. Ni Doncic fue capaz de rescatar a su equipo. Renqueante de su tocado tobillo derecho y también de una mano tras un golpe en el primer cuarto, cabeceó durante todo el encuentro en señal de frustración. Acabó con 14 puntos, 11 rebotes y siete asistencias. Si algo está demostrando el Eurobasket es que ninguna estrella brilla tanto como un equipo entero. Los MVP de la NBA y otro que puede serlo en los próximos años verán las semifinales en casa. Sobreviven España, Alemania, Francia y la sorprendente Polonia.

Doncic cae en la red defensiva polaca

Eslovenia perdió el partido en defensa. Aceptó el reto ofensivo de los polacos y salió trasquilada en la primera mitad. Si Doncic hubiera tenido más acierto, quizás, pero cayó en el entramado defensivo del rival y cuando se plantó debajo del aro falló las que no acostumbra. Sólo Cancar estuvo inspirado. Polonia, mientras, volaba a la menor oportunidad, ya fuera tras rebote aprovechando el mal balance esloveno o las pérdidas. Al final del primer cuarto 26-29. Al descanso, 39-58.

Progesión letal con Ponitka, Sokolowski y Balcerowski como referentes. Inaceptable para Eslovenia, que se vino abajo con un parcial de 0-12 y llegó a perder por 23 (31-54). Pero salió del vestuario con otra cara y con Doncic cojo, pero en pie. El 15-2 de inicio, con cinco puntos del base como si fuera el Cid, dio esperanzas a los eslovenos (54-60). Ahora eran los polacos los que no sabían por dónde se andaban. Fallaron sus 11 triples en el tercer periodo ante la zona de su rival. Nada más comenzar el último acto se consumó la remontada (65-64).

Admirable resiliencia de los polacos

Polonia no fue como ese ciclista escapado que no puede seguir el ritmo de su perseguidor. Se agarró al parqué pese a verse cinco abajo (73-68). Ponitka se mostró imparable y hasta le sacó la quinta falta a Doncic a falta de cuatro minutos. Golpe moral para Eslovenia. El letal se lo dio Slaughter cuando puso el 76-84. Pese a todo, los eslovenos aún tuvieron una última opción de forzar la prórroga. Tras un 5-0 en cuatro segundos se colocaron 87-90 con 31 por jugarse. Slaughter falló y Prepelic forzó un triple buscando la falta. No la pitaron. Las protestas no sirvieron de nada. Otra favorita y otro aspirante a MVP se iban a casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.